domingo, 20 de diciembre de 2009

llamadas restringidas

Mis llamadas saben a anhelos
no tienen hora fija ni siquiera tiempo
se me congelan las razones
y se me hipotermia mi pecho
tanto como un junio caluroso
o un frió noviembre de invierno
y que mas da!, el tiempo o las veces
que sople el viento del desconcierto
si cuando salgo no quiero encontrarte
si cuando te busco, tampoco te encuentro.

Mis llamadas saben a recuerdos
a pasados mejores
afectos desenterrados
olvidados rencores
que antes ahogaban
aunque ahora mismo los implore
necesidad de esa amargura
buscando paz en quizás viejos reproches
lo siento, pero esta noche
ha volado una vez mas mi cordura
que siempre la suelo usar como sombrero
sopla nuevamente, otra vez el viento

Mis llamadas saben a egoísmo
a buscarte cuando quiera calor
a desecharte cuando me queme tanto
por eso guardo tu nombre en un mismo cajón
por eso lo desempolvo, sin preguntarte si quiera
si en la oscuridad ha llovido, hay niebla o espanto

Quizás no sirvan de nada mis llamadas
si no abrazan ni besan
pero hay adioses que pesan
y los rompa haciendo una
cada mes o cada jornada
tanto como si no te hago ninguna
pero me esté muriendo de ganas..

3 comentarios:

  1. desgarradoramente real, sentimentalismo y melancolia pura.me ha rizado la piel

    ResponderEliminar
  2. jeje vaya, me halaga que te impacte ;)

    ResponderEliminar